Perdonar el primer paso a la sanación.

jesus_10022.jpg“Perdonar es el camino de la sanación…es el dejar marchar la dureza que se tenía hacia una persona ; soltando todas esas cosas que abrigábamos contra esa persona y soltándola de ese vínculo…perdonar es un proceso que dura toda la vida y se va recibiendo la gracia en cada momento.”

Nota: Tomado del libro Sanación Intergeneracional, por el Padre Robert DeGrandis S.S.J. y Linda Schubert.

“La sanación interior total solo puede ocurrir, cuando perdonamos a aquellos que nos han herido, cuando le entregamos por completo al Señor nuestras heridas del pasado. Sea cual sea la experiencia que has tenido, las heridas que hayas sufrido, Jesús quiere curarlas y sanar tu corazón roto. (Ver el Salmo 147:3) Quiere llenar el vacío que hay en tu vida con Su amor. Quiere liberarte de todo cautiverio para que puedas sentirte realizado (a). Después que le hayas pedido a Dios que te libere, después que le hayas orado para que rompa todas las cadenas que te han atado, después que Él haya limpiado todas tus heridas de las cosas que las infectaban, después que hayas perdonado a todos los que te hirieron; estarás listo (a) para pedirle a Jesús que sane tus recuerdos dolorosos. ¡Y la noticia maravillosa, gloriosa, es que Él sanará todas tus heridas!”

Nota: Tomado del libro Forgiveness & Inner Healing, por el Padre Robert DeGrandis S.S.J. y Betty Tapscott.

“El perdón, ciertamente, no surge en el hombre de manera espontánea y natural. Perdonar sinceramente en ocasiones puede resultar heroico. Aquellos que se han quedado sin nada por haber sido despojados de sus propiedades, los prófugos y cuantos han soportado el ultraje de la violencia, no pueden dejar de sentir la tentación del odio y de la venganza. La experiencia liberadora del perdón, aunque llena de dificultades, puede ser vivida también por un corazón herido, gracias al poder curativo del amor, que tiene su primer origen en Dios-Amor. La inmensa alegría del perdón, ofrecido y acogido, sana heridas aparentemente incurables, restablece nuevamente las relaciones y tiene sus raíces en el inagotable amor de Dios.” (Juan Pablo II, l-l-97)

¿Qué significa perdonar?

“Perdonar no es lo mismo que justificar, excusar u olvidar. Perdonar no es lo mismo que reconciliarse. La reconciliación exige que dos personas que se respetan mutuamente, se reúnan de nuevo. El perdón es la respuesta moral de una persona a la injusticia que otra ha cometido contra ella. Uno puede perdonar y sin embargo no reconciliarse, como en el caso de una esposa continuamente maltratada por su compañero.” (“A definition of forgiveness”, por Robert Enright, “The World of Forgiveness“, octubre/noviembre de l996.)

“El perdón permite liberarse de todo lo soportado para seguir adelante. Usted se acuerda del frío del invierno, pero ya no tiembla porque ha llegado la primavera”.

“El perdón opera un cambio de corazón. Debemos ponerle fin al ciclo del dolor por nuestro propio bien y por el bien de futuras generaciones. Es un regalo que debemos proporcionarles a nuestros hijos. Podemos pasar del dolor a la compasión. Cuando perdonamos, reconocemos el valor intrínseco de la otra persona”.

“El perdonar no borra el mal hecho, no quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho ni niega el derecho a hacer justicia a la persona que ha sido herida. Tampoco le quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho… Perdonar es un proceso complejo. Es algo que sólo nosotros mismos podemos hacer…Paradójicamente, al ofrecer nuestra buena voluntad al ofensor, encontramos el poder para sanarnos…Al ofrecer este regalo a la otra persona, nosotros también lo recibimos.”

Nota: Tomado de Excerpts from the talks at the National Conference on Forgiveness, Universidad de Wisconsin-Madison, marzo de l995.

¿Por qué debemos perdonar?

Un psicólogo norteamericano, Robert Enright, afirmó que las personas que han sido profunda e injustamente heridas pueden sanar emocionalmente perdonando a su ofensor. El insigne fraile dominico Henri Lacordaire dijo: “¿Quieres ser feliz un instante? Véngate. ¿Quieres ser feliz toda la vida? Perdona”.

Un discípulo de Jesús le preguntó: “¿Maestro, cuántas veces he de perdonar a mi hermano? ¿Siete veces?” “Siete veces no, setenta veces siete”, le contestó Jesús. Perdonar es un don de Dios. La oración sincera, procedente de un corazón limpio de pecado, ayuda a “desmantelar” la ofensa, a perdonar al que nos hirió.

Los primeros pasos hacia el perdón

A menudo una mujer que ha sido víctima de maltratos físicos o emocionales durante mucho tiempo, siente ira contra sí misma por todo lo que permitió que le sucediera. La primera persona a quien ella debe perdonar es a sí misma.

“Para poder perdonar a su agresor, la víctima debe comprender que lo sucedido fue una ofensa. Debe reconocer que ella es tan valiosa como todas las demás personas, y que sus necesidades y sentimientos son importantes. Si intenta perdonar antes de valorarse, su perdón no será apropiado. Hasta que la víctima comprenda el valor que tiene como persona, no se respetará a sí misma.” (“Forgiveness and the intrinsic value of persons”, Margaret R. Holmgren, American Philosophical Quarterly, octubre de l993.)

“Desde el punto de vista psicológico, según el psiquiatra norteamericano Richard Fitzgibbon, hay tres formas básicas de lidiar con la ira: l. Negarla. 2. Expresarla de muchas maneras mientras pretendemos que no estamos ofendidos. 3. Perdonar. El Dr. Fitzgibbon y otros psiquiatras y psicólogos, aplican una terapia que induce al paciente a perdonar, y comprueban que hay una mejoría considerable. Aquí se ve que la verdadera Ciencia coincide con el Evangelio de Cristo. Estos son los pasos terapéuticos que ellos recomiendan:

l. Confrontar la rabia interior, la vergüenza, la herida. La persona puede estar deprimida sin saber por qué, hasta que descubre la causa, oculta por muchos años o sólo por horas.

2. Reconocer la fuente de la herida, y descubrir el porqué.

3. Elegir perdonar. Aunque haya base para la ira y la venganza, no se elige eso, sino perdonar. Y no tiene que ser sólo por motivos religiosos, sino también por instinto de conservación: le va a hacer bien psíquica y físicamente.

4. Buscar una nueva forma de pensar sobre esa persona que nos ha hecho mal. Cuando lo hacemos, por lo general descubrimos que es un ser vulnerable, probablemente con heridas.

“Debemos liberarnos del dominio que la persona que nos ha herido ejerce todavía sobre nosotros mediante nuestro odio. Perdonar libera la memoria y nos permite vivir en el presente, sin recurrencias constantes al pasado doloroso.

“Todo insulto recibido puede convertirse en una nueva oportunidad de crecimiento interior, una gracia que nos envía Dios, porque al perdonar somos canales de Su misericordia. Pero además, como dice el “Padre Nuestro”, la oración que el mismo Cristo nos enseñó, cuando perdonamos también nosotros somos perdonados por Dios. Si rabiamos por una ofensa, si planeamos vengarnos por un insulto, si el odio se aloja en nuestra alma, el adversario (Satanás), habrá ganado la batalla arrastrándonos al mal mayor.”

Nota: Esta información fue tomada del artículo escrito por Dora Amador y publicado en “El Nuevo Herald”, junio 5 de l997.

A la pregunta sobre por qué perdonar, los creyentes respondemos que la experiencia de haber sido perdonados muchas veces por Dios nos compromete a perdonar a nuestros semejantes.

Para comprender mejor lo que significa pedir perdón y perdonar“Perdón es la fragancia que la violeta suelta, cuando se levanta el zapato que la aplastó”. (Mark Twain)

“Pedir perdón no es lo mismo que disculparse, porque disculparse es excusar los motivos por los cuales uno ejecutó una acción con el objeto de que la persona afectada por ella pueda comprenderla. Pedir perdón es asumir la totalidad de nuestra falta, con toda ella, y sentir todo el mal que produjo, decir que aunque no puedas del todo repararla, te produjo dolor la acción, lo sientes, estás arrepentido, y quieres de vuelta procurar lo bueno… La estatura humana del perdón por ello es mucho más alta y propia de los grandes, y necesaria en los cristianos porque hemos sido perdonados desde antes de existir, y así como perdonemos se nos perdonará”. (“El perdón”, C.S.Lewis)

“Un conocido teólogo escribió que ‘ Los santos, muchas veces al rezar tartamudeaban. Este tartamudeo es más agradable a Dios que las frases retóricas, por más bellas y brillantes que puedan ser ‘. Muchas veces nos cuesta pedir disculpas a nuestros amigos, compañeros… por un mal acto que hemos cometido. Pedir perdón por una mala acción es la forma más poderosa de demostrar nuestra humildad y honestidad. Sería interesante que hoy recordaras a aquellas personas con las cuales mantienes una enemistad por culpa tuya. ¡Reconcíliate con ellas con palabras fáciles y honestas y si hace falta tartamudea! Hay una frase increíble que te ayudará a pensar: ‘El perdón de las flores es tan bonito que llegan incluso a perfumar a aquél que las aplasta con la mano’ “.

“Perdonar no es olvidar, es recordar sin dolor, sin amargura, sin la herida abierta; perdonar es recordar sin andar cargando eso, sin respirar por la herida, entonces te darás cuenta que has perdonado.

“En una parte del Padre Nuestro Dios nos dice: ‘ perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden’. Perdonar, es una decisión que deja en libertad tu corazón, y deja limpia toda herida, la amargura en ti ya no reinará. Si tú quieres experimentar el perdón del Señor, debes primero perdonar.

“Dios dijo: ‘Yo soy la vid y ustedes la rama, ustedes lejos de mí no pueden hacer nada’ y nada incluye todo, incluye perdonar. Dejemos que Dios nos ayude con nuestra decisión de perdonar. No fuimos hechos para odiar, sino para amar …” (R.C.A.N.)

“Amar a quien nos ha ofendido desarma al adversario y puede incluso transformar un campo de batalla en un lugar de solidaria cooperación. Éste es un desafío que concierne a cada individuo, pero también a las comunidades, a los pueblos y a la entera humanidad. Afecta, de manera especial, a las familias. No es fácil convertirse al perdón y a la reconciliación. Reconciliarse puede resultar problemático cuando en el origen se encuentra una culpa propia. Si en cambio la culpa es del otro, reconciliarse puede incluso ser visto como una irrazonable humillación. Para dar semejante paso es necesario un camino interior de conversión; se precisa el coraje de la humilde obediencia al mandato de Jesús. Su palabra no deja lugar a dudas: no sólo quien provoca la enemistad, sino también quien la padece debe buscar la reconciliación (cfr. Mt 5, 23-24). Juan Pablo II .” (Extracto del Mensaje de Cuaresma 2001 de Juan Pablo II. )

“Perdonar y pedir perdón, es dejar que actúe el Espíritu en el lugar donde existe nuestro orgullo y nuestro resentimiento.”(Anónimo)

Nota: Este último texto fue preparado por el Instituto Tomás Moro en Asunción, Paragüay y se reproduce con su autorización.

“Dios nos mira más allá de nuestros pecados con mucho amor…Cuanto más vemos y sentimos su bondad, más nos enamoramos de Él. En cuanto más nos enamoramos de Él, nuestras vidas automáticamente se van alineando con Él. Toda sanación en nuestras vidas fluye de esta relación amorosa. Al entrar en un profundo conocimiento de su amor, es cuando, de hecho, nos sanamos y tenemos la experiencia más sutil de la unión con Él, sabiendo que su amor puede transformar las más profundas heridas. ”

Nota: Tomado del libro Sanación Intergeneracional, del Padre Robert DeGrandis S.S.J. y Linda Schubert.

www.vidahumana.org

7 comentarios

  1. liliana said,

    julio 17, 2008 a 7:38 pm

    es bueno encontrar en internet un medio como este personas que se dediquen a crear articulos como este de gran valor ya que nos instruye, nos informa, nos muestra una puerta hacia el exito espiritual.

    este tema tan lindo,ojala que muchos como yo lo puedan leer pues es la que le falta nuestro pais para ser mas tolerantes, para vivir en armonia sin pensar en hacer el mal otro como respuesta a nuestra ira, a aprender a bajar la cabeza, a aceptar mi culpa, a ceder solo asi cambiaremos y ha bremos aprendido el gran valor que tiene el perdonar y ser perdonado.

  2. FERNANDO said,

    agosto 15, 2008 a 10:08 am

    LA VERDAD QUE EL ARTICULO ESTA MUY BUENO ES LO QUE NECESITABA ESCUCHAR PARA QUE MO CORAZON NO SE LLENE DE ODIO Y ESE ODIO Y ATE ESPIRITUALMENTE, PERO ESTA PERSONA ME LASTIMA CONTINUAMENTE SU CORAZON ES DE PIEDRA DEMASIADO CERRADO, PERO CONFIO EN QUE ESE ODIO SE TRANSFORMARA EN AMOR, SOLO QUE POR AHORA LAS COSAS LAS ESTOY HACIENDO MAL Y NO ME ESTOY CONGREGANDO DESDE HACE MUCHO TIEMPO, MI PROXIMO PASO ES VOLVER A CONGREGARME Y BUSCAR A DIOS CON INTENSIDAD Y COMPROMISO, POR ESO NO PUEDO PEDIRLE NADA A NUESTRO PADRE HASTA QUE NO ME PONGA A CUENTAS CON EL

    GRACIAS Y QUE DIOS LOS BENDIGA

  3. Betz said,

    febrero 14, 2010 a 2:27 am

    Doy gracias a Dios por haber encontrado esta información,pues he orado mucho para que El me de la sabiduría .el entendimiento y la fortaleza para poder perdonary asi sentirme mas unida a El , y por medio de este artículo,me doy cuenta que Dios ha escuchado mis oraciones , porque realmente siento haber experimentado sin saberlo cada paso que debe de darse para poder lograr perdonar e idiscutiblemente los resultados sonmarabillosos ,se siente una paz un gozo una satisfacción tan grande que no se puede explicar,solo se necesita fe ,paciencia pero sobre todo entrega y un gran amor a Dios para poder lograr perdonar.Espero que mi comentario sirva a muchos que estan en esta situación y les animo a que sigan orando sin cesar porque Diosnos escucha cuando somos humildes y justos ycuado menos esperamos tenemos la respuesta a nuetras peticiones,sirvanle y entreguense a El porque es fiel misericordioso,no se cansen de esperar ni de esforzarse cumpliemdo sus mandamientos y aceptando su voluntad porque El es el dueño de nuestras vidas y solo El conoce nuestros caminos confiemos en El….Que Dios te bendiga.

  4. tomas said,

    marzo 22, 2010 a 7:50 pm

    quisiera unas ideas para hacer una oracion con est tema gracias hermanos que el amor se revista de ustedes

  5. tere said,

    marzo 23, 2010 a 7:50 am

    Esta informacion me ayudo mucho,gracias a Dios por haberla encontrado,al leerla me siento como mas liberada,gracias y Dios los Bendiga.

  6. Adán said,

    marzo 11, 2011 a 8:40 pm

    Gracias Jesús mio por haberme guiado a esta pagina, hay en ella tanta sabiduria que podrè complementarla con la Palabra de Dios. Me ha ayudado mucho a mi proceso de sanación y esta ayudandome a perdonarme a mi mismo. Dios los bendiga a todos, El nunca nos abandona.

  7. Debbie Basurco said,

    abril 10, 2011 a 8:24 am

    Muchas gracias por esta informacion, me gustaria comprar el libro para regalarselo a mi comadre que esta pasando por una situacion dificil. Que lindo que encontre esta pagina. Dios los bendiga.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: