El Divorcio

                                                                                     images1.jpg

El divorcio es una epidemia moderna, debida a varios pecados humanos como el egoísmo, los celos, o la envidia. Sólo que divorcio no solamente califica a lo conyugal, porque hay otras clases, por ejemplo, entre los grupos humanos, sean pueblos, asociaciones, o empresas, en el matrimonio, en la familia y aún en la Iglesia de Jesucristo

¿Qué elementos desasocian las relaciones humanas? egoísmo, celos, envidia. Imperfecciones propias de gente que nunca alcanza a medir las consecuencias de una división y que a sabiendas de que es un pecado grave, las comete.

¿Qué es el divorcio? Como la palabra lo indica, es la discordia entre personas que tenían una estrecha relación afectiva; es la ruptura o la división de cosas que estaban juntas o que debiendo estar juntas, se separan.

Muy pocos reflexionan en los alcances e implicaciones de una división o un divorcio. Normalmente quien cae en ello, sólo piensa en sí mismo y nunca en los demás

¿Qué opina Dios en su Palabra? Usted lo sabe: El Señor condena el divorcio. Antiguo y Nuevo Testamentos legislan al respecto y no aceptan las disoluciones, por una razón sencillísima: porque son contrarias al amor que Dios nos manda. ¿Por qué algunos rompen sus relaciones, se desunen, o se divorcian? porque desconocen el plan de amor que Dios tiene para la vida humana.

Analicemos algunos aspectos relacionados con este pecado, para reafirmar la unidad y evitar los divorcios, ya se trate de grupos humanos en pugna o en rivalidad, empresas, matrimonios, familias, o la misma iglesia

Primero: 1 ¿Por qué hay divorcios entre los pueblos, entre las naciones, entre los países?

1Cor 3:3 : porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? La Biblia señala tres factores: celos, contiendas y disensiones.

Es propio del hombre carnal, disentir en opinión de los demás; el hombre natural que no entiende las cosas espirituales, sólo actúa por interés propio, sin tomar en cuenta al prójimo; por eso hay pleitos o guerras entre naciones.

Todos aspiran a ser superiores; ninguno quiere ser inferior; todos procuran ser opresores; ninguno acepta ser oprimido; todos quieren mandar, pero no obedecer; ninguno accede a someterse a otro, todos quieren ser jefes. Y así se pasa el hombre toda su vida, tratando de escalar a los puestos más altos, usando hombres como escalones y aprovechándose de quien se deja.

Es la historia de todos los tiempos: el diablo quiso ser mayor que Dios; Caín quiso ser mayor que Abel. Y el día de hoy sobran ejemplos de quienes ostentan ser superiores, sin importarles que vivimos en sociedad y en amor. Algo que ya estaba previsto por Dios para quienes no le obedecen:

Is 19:2 : Levantaré egipcios contra egipcios, y cada uno peleará contra su hermano, cada uno contra su prójimo; ciudad contra ciudad, y reino contra reino ¿No es eso lo que muestran los noticieros diariamente? países en pugna, que cambian la paz en la que deben vivir, por verdaderas conflagraciones ¿Cuánto se gasta en guerras? ¿Cuánta gente muerta en la última guerra en Afganistán? ¿Cuántas vidas está cobrando el divorcio entre israelitas y palestinos? ¿Quién triunfa? Nadie gana, todos pierden; sólo se levantan odios y venganzas y por desobedecer a Dios, todos sufren calamidades, desgracias, muerte.

Si un reino está dividido contra si mismo, tal reino no puede permanecer… dice el Señor

Segundo: ¿Por qué hay divorcios empresariales? porque intervienen ahí trabajo y dinero. Surgen rivalidad, envidia, rencores, codicia, ambición, avaricia… conjunto de emociones y reacciones donde cada uno ve, sólo por sus propios intereses. Además, al medirnos contra los socios, siempre nos creeremos superiores y con mayores derechos, pero sin mirar los deberes y las obligaciones mutuas. Hay divorcios entre negociaciones de incrédulos, aunque también entre cristianos

¿La causa? las ganancias injustas Ez. 22:27: Sus príncipes en medio de ella son como lobos que arrebatan presa, derramando sangre, para destruir las almas, para obtener ganancias injustas.

¡Ay del que codicia injusta ganancia… dice Dios al través de Habacuc 2:9. Está escrito: Balanzas justas, pesas justas y medidas justas tendréis… Sería interminable revisar las citas, que los socios de empresas tendrían que ver. Dice Pablo: soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor

Pero ¡qué paciencia ni que amor! Me ha tocado ser juez en disolución de sociedades, que son una verdadera vergüenza para el cuerpo de Cristo. Por eso siempre aconsejamos: “No se asocie nunca, ni con hermanos”, porque ya conocemos que en un divorcio empresarial todos sufren y todos pierden, porque siempre hay engaño entre los asociados y siempre hay injusticias.

Si una empresa está dividida contra si misma, no puede permanecer… dice el Señor.

Tercero: Si una pareja se ama tanto que hasta se casa ¿por qué luego se divorcia? Este es el divorcio más doloroso y que más graves consecuencias acarrea. Es un invento del hombre carnal y egoísta, para poder tener más de una mujer.

Dios diseña la vida dando una mujer a cada hombre, y un hombre a cada mujer, pero el hombre carnal y egoísta pervierte el diseño. Dt 24:1-2 dice: Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa. 2 Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre.

Aparentemente la ley promovía el divorcio. Y es que la mujer en Oriente no tiene valor; el hombre siempre ha querido sacarle ventaja y aplastar a la mujer.

Si miramos en muchos pasajes del Antiguo Testamento y en tiempos de Moisés, el hombre trató de usar a la mujer como un objeto, no dándole el valor que tiene como persona. Usted habrá oído cómo en varias religiones orientales se trata actualmente a la mujer musulmana; se cometen sadismos, atrocidades y salvajadas con ellas, pero en la Biblia, aún dentro del Antiguo Testamento eso está prohibido:

Mal 2:14-16: Mas diréis: ¿Por qué? Porque Yavhe ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. 15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. 16 Porque Yavhé Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Yavhé de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales. La lealtad ahí se traduce como : fidelidad.

Por eso en este semestre, el Centro Cristiano Calacoaya dará un seminario para varones, en que se analizará el valor de la mujer, para que como mexicanos, no sigamos el ejemplo oriental, sin que como la Palabra enseña, demos honor a la mujer. Serán doce sesiones conferencia, los lunes por la noche. Todos los varones están invitados.

Con sólo el texto del Deuteronomio, el mundo hoy es un caos. Tuvo que venir Jesús para aclararlo en su evangelio:

Mr 10:2-9 : 2 Y se acercaron los fariseos y le preguntaron, para tentarle, si era lícito al marido repudiar a su mujer. 3 El, respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés? 4 Ellos dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla. 5 Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; 6 pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. 7 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, 8 y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. 9 Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Cuando dice el v6: pero al principio de la creación varón y hembra los hizo Dios, vuelve a poner las cosas en su lugar. Un varón para una varona; una varona para un varón ¡nada más! Y cita en el v7, lo que está escrito desde Génesis 2:24, respecto de la fidelidad.

¡Ah pero la ley civil, la ley del hombre, nunca aprendió la lección del evangelio! y siguió en la dureza de sus corazones y en su conveniencia masculina. La ley civil desconoce el evangelio y perpetúa el error de Moisés, tolerando el divorcio. Cualquiera puede ir al juez civil y por sentencia y unos pesos obtener un divorcio, y el hombre carnal enloquece por ello, porque así puede cambiar “de modelo” cada año.

¿Qué ocurre realmente en la pareja que se divorcia? que nunca se amaron. Confundieron el amor con las ganas de casarse, o la pasión fue muy intensa. Porque quien busca pareja debe saber que Dios reprueba el divorcio, por lo que hemos de guiar a los hijos a escoger bien, para vivir felices en su vida futura y no equivocar la vida.

Y es que cuando la pareja se casa, Dios no los mira tanto a ellos, sino que está mirando su descendencia. Para Dios es cosa de estima el fruto del vientre, ya que los hijos que procreamos no serán nuestros sino …de Dios

Ez 18:4ª : He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía… Hay un Dueño de las almas y de todas las cosas. El quiere nuestra felicidad y no el divorcio que sólo produce infelicidad; en un divorcio sufren los hijos, sufre el papá, sufre la mamá, las dos familias, todos. Y eso porque ninguno de los dos cónyuges son capaces de renunciar a su egoísmo, en favor de los hijos… de Dios

Los hijos que no pidieron venir a este mundo, son traídos por un supuesto amor, para después con el divorcio de los padres, ser echados a la basura ¡no se vale!

¿Entenderán los hijos de padres divorciados, el amor? ¿Cómo? Crecerán bajo maldición y serán infelices, salvo que Jesucristo venga a sus vidas. Sería tan sencillo evitar un divorcio si tan sólo hombre y mujer comprendieran su papel, su responsabilidad, y no se escabulleran del diseño divino… Ah, pero no… en cuanto uno toca el egoísmo del otro, surge la discordia, celos, disensión y en contubernio con abogados terminan a patadas en los tribunales humanos (Otra enfermedad conyugal que otro día estudiaremos es: los celos, ya sean fundados o imaginarios… ¡Cuántos matrimonios sufren por causa de celos!).

Una de las muchas causas de divorcio matrimonial, que está unida a esa otra epidemia mundial, llamada la infidelidad; quizás de las primeras y más nefastas causas de divorcio y que hoy, más gente echa al infierno.

¿Cómo evitar un divorcio? No descuidando la bendición diaria que Dios nos da desde el día de la boda; alimentando el amor que nos llevó a casarnos; viviendo la vida cristiana integral y dejando que Jesús reine en nuestro hogar. Porque si una casa se divide contra si misma, tal casa no puede permanecer, dice el Señor.

Cuarto: El divorcio entre padres e hijos, o el divorcio familiar, o el divorcio fraterno. Si fuéramos capaces de soportarnos los unos a los otros en amor, no habría orfanatos, ni consejos tutelares, ni correccionales, ni manicomios, hoy elegantemente llamados centros psiquiátricos.

Con tristeza vemos cuántos hogares rotos irreparablemente, por causa del divorcio de los padres, o porque lejos de educar al hijo, lo hicieron un “Absalón”. En la vida conyugal de David hubo errores que produjeron graves conflictos en sus hijos. David no supo educar a Absalón y éste mal hijo quiso matar a su padre, produciéndose un divorcio familiar, que casi le cuesta el reino a David.

También podemos hablar de divorcio entre hermanos. Los pleitos fraternos son tan serios que llevan a envidias tan profundas, que llegan a enlutar hogares

Recordemos el divorcio entre los hijos de Jacob: Gn 37:4-5 : Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente. 5 Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía.

De no haber sido por la intervención de Dios, José no hubiera vivido; lo hubieran matado sus hermanos ¿No es eso un divorcio entre hermanos? ¿Qué lo produjo? celos, rivalidad, envidia, desprecio, odio, intento de homicidio.

Dice Proverbios: El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte, y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar (18:19). Y Jesús dice: si una casa se divide contra si misma, no puede permanecer.

En quinto lugar: Y qué decir del divorcio de la iglesia con quien murió por ella en la cruz. Hoy la iglesia de Jesucristo está divorciada en mil pedazos y aún no damos una respuesta satisfactoria al sacrificio del calvario; todavía regateamos amor a quien nos amó primero; aún no obedecemos el plan de santidad prescrito.

Lo mismo que sucedía en Corinto. 1Cor 11:18: Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. Esto no es hoy una novedad… la división denominacional es tan grande que sucede lo mismo que sucedía a aquella iglesia en tiempos de Pablo

2Cor 12:20 : Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes. Ese es el divorcio de la iglesia con Jesucristo; Pablo tuvo que ser enérgico con la iglesia de su tiempo, ya que bíblicamente no esta permitido este divorcio

Tito 3:10-11: Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, 11 sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio.

Dice Dios en Isaías: Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y Yo… (Is 59:2). Sólo que aunque el hombre se ha divorciado de Dios, El nos sigue amando. Por eso podemos decir con el evangelio: Si una iglesia se divide contra si misma, tal iglesia no puede permanecer.

De modo que hay divorcio en pueblos, empresas, matrimonios, familias e iglesia. Pero, todos lo sabemos, en un divorcio nadie cede: los pueblos buscarán estar en guerra; los socios de una empresa no renunciarán a su propio interés; los matrimonios echarán a la basura la bendición de Dios para actuar su propio egoísmo; los hijos reñirán entre si y la iglesia en divorcio no subsiste.

¿De quién es la culpa?

La culpa es del endurecimiento del corazón del hombre, igual que cuando Moisés olvidaba lo que Dios había establecido al principio y permitía el divorcio.

La culpa es la carnalidad en la que se vive, donde los impulsos naturales son más fuertes que los espirituales, porque se han perdido los valores.

La culpa es la conveniencia que cada uno busca, aprovechándose de alguna aparente o supuesta superioridad sobre el prójimo. La culpa es la comodidad que todos buscan, ese no querer molestarse por nada

La culpa es del querer sacar ventaja sobre los demás, en lugar de amarles

Sería tan fácil todo si tan sólo nos atreviéramos a vivir como Dios diseñó la vida ¿Qué enseña Dios en su Palabra? pues lo contrario al divorcio: la unidad

Jn 17:23 : Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

Si muchos no guardan la unidad ciudadana, la unidad empresarial, la unidad conyugal, la unidad familiar, la unidad fraterna, la unidad eclesial, menos se guardará la perfecta unidad… como dice el Señor en ese texto.

Ahí advertimos claramente que permanecer unidos es dar testimonio del amor de Dios. Claro que para eso, es imperativo ese: Yo en ellos, dice el Señor

Pablo también lo enseña a la iglesia de Efeso y a nosotros hoy cuando nos dice: …solícitos en guardar la unidad del Espíritu… un cuerpo, un espíritu

Por toda la Biblia, Antiguo y Nuevo Testamentos nos empujan a una vida llena de amor, de acuerdo, de compromiso, de pacto y de unidad.

Ante la perversión actual hay un ruego del Espíritu Santo para los cristianos en 1Cor 1:10 : Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

Esta es la invitación de Dios para cualquier pueblo, empresa, matrimonio, familia, iglesia, etc.: una misma mente y un mismo parecer… No parece lenguaje común, aunque al través de Jesucristo es absolutamente posible.

Hay muchísimas parejas que iban a divorciarse, entraron a la vida cristiana, y desistieron. Por eso hoy es imperativo escuchar a Jesús en el evangelio: Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer.

Revisemos:

¿Somos factores de unidad, o de divorcio?

Si usted cumple con sus deberes ciudadanos, no estará cooperando a un divorcio entre los pueblos.

Si usted cumple honorablemente en su lugar de trabajo, o en los grupos humanos en los que se mueve, no producirá divorcios empresariales.

Si usted, sea varón o varona casados, obedecen a Dios, en lo que le toca según el pacto de amor hecho ante Dios, le aseguro que se ahorrará un divorcio.

Si usted es soltero y se sujeta a la autoridad de papá y no se siente superior a sus hermanos, nunca tendrá el dolor de producir un divorcio fraterno o familiar

Si usted vive su fe y honra al Dios que le ama, no será parte del divorcio eclesial

Los que ya lo sufrieron, saben lo que estoy diciendo, pero si usted aún no lo padece, evítese problemas y revise si no está siendo factor de división

¿Tiene en puerta un divorcio, sean empresa, parejas, familias o hermanos?

Escapar de eso tiene un precio: morir al egoísmo, la vanidad, renunciar a ser superiores a los demás…

Recuerde: una casa dividida no permanece…

Humíllese hoy delante de Dios y descubra la forma de eludir un divorcio y lo que es mejor, ahórrele a sus hijos una vida llena de amargura; revise si se está acercando al divorcio y promueva la unidad .

Escrito por Gonzalo Vega.

8 comentarios

  1. ANA SILVIA PULIDO said,

    octubre 7, 2008 a 8:58 pm

    Tengo un sobrino cuya esposa le fue infiel y no ha querido salir de el, en estos momentos estan separados pero no divorciados, Mi sobrino esta desesperado me prodrian por favor enviar un consejo parfa el. Pues a la familia no le hace caso de nuestros consejos-

    Dios les bendice-

  2. ramon said,

    diciembre 20, 2008 a 6:43 pm

    qui siera datos cuando una pareja se constitulle matrimonio de lante de Dios y por que causas la puede de jar y casarse con otra

  3. arlys said,

    agosto 21, 2009 a 8:44 pm

    hermano yo conosco a un hermano llamado manuel el se caso en el evangelio pero se divorcio porque la mujer le fue infiel ¿se podra casar de nuevo?

  4. joseph santos said,

    septiembre 30, 2009 a 1:44 pm

    La paz de el TODOPODEROSO.Yo me case en el camino de Dios, paso el tiempo y me desvie, le fui infiel a mi esposa y me fui a vivir con otra pero tengo miedo , temor porque yo quiero estar bien con JESUCRISTO, y reconosco que falle me siento muy mal , algo dentro de mi me dice ; Busca a tu esposa y a tus hijos .. No se que hacer?

  5. wendy said,

    septiembre 30, 2009 a 1:56 pm

    que tal algun tiempo a mi me fueron infiel muchas veces era de perdoname ya no lo vuelvo a hacer y caia en lo mismo tambien nos casamos conociendo de Dios pèro hablamos mi esposo y yo y nos pusimos los dos en manos de Dios por nosotros y nuestros hijos porque

  6. wendy said,

    septiembre 30, 2009 a 2:00 pm

    que tal algun tiempo a mi me fueron infiel muchas veces era de perdoname ya no lo vuelvo a hacer y caia en lo mismo tambien nos casamos conociendo de Dios pèro hablamos mi esposo y yo y nos pusimos los dos en manos de Dios por nosotros y nuestros HIJOSporque SON ELLOS LOS QUE ARRASTRAMOS si no tomamos la desicion de volver y creanme Dios nos puso AMOR mucho AMOR El uno para el otro.

  7. Jailimar said,

    octubre 13, 2009 a 12:55 pm

    mi esposo me fue infiel y esta con la otra que puedo hacer tenemos un hijo de 9 años

  8. Anónimo said,

    julio 5, 2011 a 8:17 pm

    Busca el reino de Dios y todo se dara por añadidura.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: